Ya iba siendo hora. Hasta hace poco tenías que, o bien descargarte el SDK completo de Android, o bien buscar los archivos por tu cuenta en Internet.